Saltar al contenido
La Psicología y sus beneficios

Terapia Sistémica

La terapia sistémica es un tratamiento psicológico que se aplica mediante el abordaje de las interacciones humanas. Esto quiere decir que, en vez de tratar al paciente de manera individualizada y aislado, se intenta llegar a la fuente del problema a través de la intervención del individuo con las personas con las que se relaciona.

Este tipo de tratamiento requiere de la asistencia y el compromiso de un grupo de personas que pueden ser familiares, laborales, parejas, entre otros. En esta terapia, se presta especial atención a la comunicación que se establece entre todos los actores que integran el grupo.

Principios de la Terapia Sistémica

Para entender el impacto que puede crear este tipo de tratamiento, es fundamental comprender cuales son las bases o principios de la terapia sistémica, que de una manera simple se puede explicar de la siguiente manera:

  • Las disfunciones o trastornos de una persona pueden tener su origen en la interacción con su entorno como por ejemplo, debido a una comunicación disfuncional familiar.

  • La idea de esta terapia es comprender a la persona en medio de su entorno social y abordar la dinámica del grupo.

  • No solo es aplicable a grupos familiares, sino también laborales, escolares, parejas, entre otros.

  • Un principio fundamental de este tipo de terapia es entender al hombre como un ser social. Por lo que la sociedad o los grupos a los cuales pertenece tienen una influencia suprema en su pensamiento y comportamiento.

  • Su foco es la comprensión la dinámica de las relaciones del paciente.

  • El tratamiento no tiene solo un enfoque en el paciente, sino también en determinar los patrones disfuncionales de las relaciones de un grupo de personas y que tiene efecto sobre un portador.

¿Qué problemas se pueden tratar con la Terapia Sistémica?

El tratamiento mediante la terapia o psicoterapia sistémica puede ser muy útil en el abordaje de ciertos problemas o trastornos. Se recomienda el uso de esta terapia ante las siguientes condiciones:

Desórdenes Alimenticios

Estas condiciones suelen tener su origen en cómo los actores del grupo se dirigen al portador de los síntomas y de los esquemas mentales que se han instaurado en él. Los grupos que se suelen tratar son familiares y escolares.

Adicciones

Muchos especialistas aseguran que las adicciones tienen su origen en el seno familiar. Así, las personas más propensas a desarrollar este tipo de enfermedades son parte de un sistema de relaciones familiares altamente disfuncionales y no basta con alejarse de una sustancia para superar el problema; pues es sólo la consecuencia de un problema aun mayor.

Comportamientos Disfuncionales Infantiles

Ante niños con conductas altamente agresivas, pasivas, solitarias, entre otras; se considera que el infante puede estar expuesto a relaciones disfuncionales en el seno de la familia y sólo abordando el problema desde su origen se pueden obtener resultados favorables.

En caso contrario, estas conductas se afianzarán en la personalidad del portador de los síntomas y generarán problemas mayores en el futuro.

¿Cómo es lleva a cabo la Terapia Sistémica?

Durante la primera etapa de la terapia, el profesional de la psicología intenta determinar mediante entrevistas cómo es la dinámica del grupo: qué roles cumple cada persona, cuáles son las responsabilidades de cada uno de los integrantes del sistema y el funcionamiento general de la dinámica.

Seguidamente, el terapista realiza un acercamiento a las razones que han generado los síntomas que presenta el portador. En el caso de grupos familiares, se podría hablar de: evasión de responsabilidades del padre, carga exagerada en los hombros de un hijo mayor, roles confusos, obligaciones no asumidas por algunas de las partes, entre otros.

La comprensión de la dinámica del grupo es una parte determinante del tratamiento; sin embargo, son las técnicas aplicadas las que pueden generar transformaciones reales. Las técnicas psicológicas que se apliquen durante esta terapia intentan modificar de manera reflexiva las posiciones que ocupan los actores del sistema.

Esto implica conocer cuáles son las responsabilidades, obligaciones, derechos y límites de cada uno de los integrantes del grupo social; a la vez que requiere de un compromiso de las partes en asumir los roles que les corresponden y lo que ello implica. Para ello, las técnicas que aplique el terapista pueden ser muy diversas y responden al diagnóstico que ha logrado.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar