Saltar al contenido
La Psicología y sus beneficios

Terapia Humanista

Es un enfoque que puede pernear o influenciar a diversidad de técnicas de psicoterapia. La palabra clave de esta orientación es “humanista”, obviamente relativo a “humano”; para manifestar la idea de la definición de esta perspectiva como un enfoque que observa y aborda al paciente desde su condición integral de ser humano.

Se define al humano como un ser emocional, social y físico, por lo que se plantea que los problemas del hombre deben ser abordados abarcando todos sus aspectos. Esto incluye: sus experiencias, sensaciones, emociones, pensamientos, patrones cognitivos y conducta entre otros.

Asimismo, este tipo de terapia da por hecho que a través de las herramientas de este enfoque es posible guiar a las personas en pro de alcanzar sus potencialidades y no sólo es un enfoque que busca sanar.

Ideas Fundamentales de la Terapia Humanista

El enfoque humanista puede ser caracterizado como una visión psicológica muy amplia, por lo que es importante acercarse a sus fundamentos más básicos y elementales para comprender lo que implica. Algunas de las ideas primordiales de la terapia humanista son las siguientes:

  • Cada ser humano tiene una personalidad que es innata, también potencialidades y capacidades que puede fortalecer. Cuando se bloquea la manera de ser natural o su proceder, entonces aparecen los trastornos o desórdenes.

  • Se aborda la terapia desde el presente, lo que se siente y cómo se actúa, hoy. El pasado queda relegado a un segundo plano.

  • Los patrones mentales, los pensamientos, las relaciones sociales y las experiencias son algunos de los factores que tienen mayor impacto en las personas.

  • El ser humano debe ser consciente de su escala de valores, sus patrones mentales, prejuicios, pensamientos, personalidad, manera de actuar, capacidades y todo aquello que sea pertinente a él mismo, De esta manera, puede reflexionar en torno a ello y aplicar acciones para alcanzar un crecimiento personal, que debe ser constante. Esto se conocer como sabiduría interior.

  • Cada persona debe ser responsable de sí misma. Esto implica tomar las riendas de su vida, tomando decisiones con consciencia en las que asuma las consecuencias y sin aceptar las imposiciones de terceros en su vida.

  • La reflexión sin acción es vacía. Desde la terapia humanista, se estimula a vivir y a proceder, a partir de la consciencia.

  • Todas las personas son el producto de sus experiencias, personalidades innatas y relaciones sociales. En cada persona, hay un mundo propio, completamente subjetivo.

¿Cómo se aplica la Terapia Humanista?

Este enfoque es pertinente para abordar pacientes que se sienten insatisfechos con su vida, que se sienten perdidos o incluso, deprimidos. Sin embargo, esta perspectiva también puede ser usada para tratar trastornos o desordenes psicológicos en general.

A través de este enfoque, más que reflexionar en relación a causas o motivaciones, se intenta presentar alternativas o soluciones que le permitan al paciente avanzar en su proceso de crecimiento personal, con mecanismos propios y únicos. Esto no implica que no se reflexione, pero involucra acciones concretas con el fin de no quedarse estancados en análisis inertes.

La terapia o método humanista implica sobre todo un acompañamiento del profesional de la psicología en la evolución del paciente como ser humano, con el fin de que consiga satisfacción y bienestar general.

Se puede considerar exitosa la terapia cuando el paciente se asume responsable de su propio proceder y bienestar, encontrando los mecanismos pertinentes para encaminarse hacia el crecimiento y evolución constante como persona.

Corrientes y estudios con Enfoque Humanista

Entre las metodologías o abordajes más representativos del enfoque humanista de la psicoterapia, se pueden nombrar los siguientes:

  • Terapia Gestalt: reflexionar en relación a la esencia del mismo ser para encontrar las formas pertinentes de llegar a la evolución personal.

  • Terapia de las Necesidades Humanas: que se basa en la satisfacción de las necesidades propias del ser humano.

  • Terapia Existencial: se reflexiona en torno a prejuicios y actitudes, para determinar qué causa los conflictos internos.

  • Terapia Centrada en el Cliente: el terapeuta le brinda al paciente apoyo, comprensión y refuerzos positivos.

  • Terapia Breve centrada en las Soluciones: implica una búsqueda de soluciones mediante el diálogo entre el paciente y el terapeuta.

  • Análisis Transaccional: abordaje basado en entender y mejorar las relaciones interpersonales como prioridad para alcanzar el bienestar.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar