Saltar al contenido
La Psicología y sus beneficios

Terapia Gestalt

La terapia Gestalt es un abordaje psicoterapéutico con un enfoque holístico por lo que, trata al paciente de manera integral, desde todas las perspectivas: cognitiva, conductual, relacional y física. Esta metodología de tratamiento psicológico está enmarcada en la teoría humanista.

En la terapia de Gestalt, se plantea que nada existe de manera individualizada, sino que cada elemento es parte de un todo. Por lo tanto, el ser humano es visto desde una dimensión integral y sus necesidades se deben abordar de esta manera.

Principios fundamentales de la terapia Gestalt

Es importante destacar que este tipo de terapia ha basado sus fundamentos teóricos en diversas teorías psicológicas y culturales: psicoanálisis, fenomenología, teoría de campo, budismo zen y más. Más que un tratamiento, la terapia Gestalt se proyecta como un conjunto de mecanismos que estimulan al ser humano madurar y evolucionar.

En la terapia Gestalt, el presente es el aspecto prioritario en este abordaje terapéutico. Se concentra en lo que la persona está sintiendo, pasando o pensando en la actualidad. No quiere decir que se dejen de lado los hechos pasados, pero sólo se reflexiona en torno a ellos tratando de descubrir cómo afectan en el presente.

La toma de conciencia es un elemento fundamental en medio de este enfoque terapéutico, pues se intenta crear en el paciente un estado de consciencia tal que lo transforme hacia la satisfacción, entendiendo como su entorno lo afecta y actuando en consonancia con su bienestar.

Todo esto implica que el paciente debe entender que tiene la responsabilidad de tomar las riendas de su vida y de transformarse a sí mismo. Para ello, debe comprender sus patrones mentales, prejuicios, escala de valores e incluso fantasías; pues son estos esquemas los que lo limitan o estimulan a alcanzar su máximo potencial como ser humano.

¿Cuándo es aplicable la Terapia Gestalt?

Este tipo de terapia no se aplica en los pacientes como un tratamiento para abordar un conflicto, problema o desorden de manera exclusiva, sino que se pone en práctica también con el fin de ayudar a la persona a alcanzar todo su potencial.

Esto quiere decir que la terapia Gestalt puede ser de ayuda para todas las personas que sientan la necesidad de evolucionar en su vida. Por lo que, este enfoque terapéutico es mucho más eficiente como herramienta de crecimiento personal, que como mecanismo para la resolución de trastornos graves.

Ejercicios que aplicar en la terapia de Gestalt

Desde la terapia Gestalt se intenta llevar al paciente a la reflexión propia, quizás desde la hermenéutica. Aunque el profesional guía a su paciente, no le da las respuestas, ni da por hecho sus opiniones.

El objetivo del terapeuta es facilitar y estimular la comprensión del paciente acerca de cómo los elementos externos e internos lo afecta. De esta manera, se hará consciente de su proceder y de la transformación que puede emprender para evolucionar.

Además, el psicólogo que se fundamenta en este enfoque para ayudar al paciente, lo estimula a lograr su propia aceptación, teniendo en cuenta que para poder crecer como persona necesita valorarse a sí mismo desde la comprensión profunda de su esencia.

Mediante este abordaje, se da una relación comprometida de parte del terapista hacia el paciente. Éste ejerce un rol de guía y orientador, pero también acompañante en el proceso de crecimiento personal del paciente. El profesional propone ejercicios y dinámicas vivenciales, que considera que será de utilidad para el bienestar de la persona tratada.

Algunas de las herramientas que puede proponer el psicólogo están relacionadas con la musicología, la meditación, la aromaterapia, vivencias y más.

Técnicas terapéuticas de Gestalt

En medio del tratamiento a través de este enfoque, el paciente deberá proceder mediante ciertas recomendaciones fundamentales:

  • Experimentar el presente sin centrarse en el pasado o distraerse demasiado con el futuro.

  • Abandonar la fantasía y concentrarse en vivir.

  • Dejar los pensamientos innecesarios.

  • No fundamentar su vida en las apariencias y dedicarse a ser según su esencia.

  • Comunicarse de manera eficiente con todas las personas que le rodean.

  • No aceptar imposiciones del exterior.

  • Hacerse completamente responsable de lo que piensa, de lo que siente y de los que hace.

Si bien estas no pueden definirse como leyes o reglas de la terapia Gestalt, sí pueden caracterizarse como los parámetros que se proponen para que los pacientes alcancen el estado de bienestar que desean.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar