Saltar al contenido
La Psicología y sus beneficios

Terapia Cognitivo Conductual

La terapia cognitivo conductual se define como un tratamiento psicológico en el que se aplican estrategias para comprender y modificar los patrones mentales, con el fin de generar un impacto positivo en el comportamiento y en las sensaciones físicas.

Para comprender de manera general lo que implica la terapia cognitivo conductual, es importante definir la visión de la postura científica de este tratamiento:

  • Los pensamientos tienen un impacto directo en la manera de actuar de las personas y también en los signos físicos concretos.

  • La terapia cognitivo conductual no se centra en el pasado, sino que trabaja en función del presente. El pasado es tomado sólo como referencia para comprender los esquemas mentales.

  • Para conseguir una modificación de las conductas y de los síntomas físicos de ciertas condiciones, es necesario seccionar las situaciones y analizar en detalle pensamientos, emociones, contextos, acciones y más. La transformación de la conducta vendrá dada por la reflexión que se dé frente a los pensamientos que se presentan.

¿Cómo es la Terapia Cognitivo Conductual?

Este tratamiento tiene tres momentos bien definidos: diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Es completamente necesario que para que esta terapia surja el efecto deseado, el paciente esté comprometido en la asistencia a las consultas y en tener una colaboración completa durante el proceso.

El Diagnóstico

En esta parte de la terapia, el psicólogo se centra en comprender los patrones mentales del paciente, sus miedos, su proceder y cuáles son los síntomas físicos que presenta. El paciente debe concentrarse en comunicarle al terapeuta qué lo ha llevado a su consulta y qué es lo que desea conseguir.

Una técnica probable, para profundizar en los pensamientos del paciente, es que el terapista le pida al paciente que escriba un diario detallado. Luego, en consulta serán analizadas las situaciones que se han presentado, junto con los pensamientos que se han suscitado, las sensaciones presentadas y las actitudes tomadas.

El terapeuta, junto con el paciente, analizará detalladamente cada parte de las situaciones.

El Tratamiento

Una vez que se han analizado a profundidad los esquemas mentales del paciente, se presentarán alternativas para los pensamientos del mismo y también para las acciones. Se pueden plantear situaciones hipotéticas basadas en las condiciones dadas y se analizarán nuevas formas de pensar.

Se invita al paciente a reflexionar en torno a sus propios pensamientos y tratar de descubrir si sus miedos o ideas tienen fundamento en la realidad o no. Durante esta parte del proceso, el terapista puede plantear tareas simples en las que el paciente debe poner en práctica la reflexión y actuar conforme a pensamientos positivos.

Asimismo, es importante destacar que en ningún momento, el profesional de la psicología obligará al paciente a hacer algo que le haga sentir incomodo; sino que lo guiará para concretar acciones, que a su vez tengan un impacto en sus pensamientos y le permitan construir nuevos patrones mentales.

Los nuevos esquemas mentales deben tener un fundamento en la realidad y ayudarán al paciente a transformar paulatinamente su accionar.

El Seguimiento

Es la parte del proceso en la cual el psicologo, junto con el paciente, evalúa y analiza los resultados de poner en práctica las herramientas que se han planteado durante el tratamiento, incluyendo el pensamiento autocrítico.

En esta etapa, el paciente le expresa al terapista cuán fácil o difícil se le ha hecho realizar ciertas tareas asignadas. A su vez, el paciente manifiesta todo lo que crea conveniente: qué piensan, cómo se ha sentido, qué cambios nota, cuáles son las expectativas que tiene y todo aquello que crea conveniente.

¿Cuándo acudir a la Terapia Cognitivo Conductual?

Este tipo de terapia es recomendable para personas con condiciones como las siguientes:

  • Ansiedad: inquietudes incontrolables que pueden generar taquicardia, dificultades para respirar, pérdidas del control.

  • Depresión: apatía, tristeza y completa falta de interés.

  • Algún tipo de fobia: miedos que no se pueden controlar a animales, lugares, circunstancias, relacionarse, entre otros.

  • TOC: pensamientos recurrentes que pueden generar miedos o ansiedades.

En caso de depresión muy grave, se puede tratar mediante terapia cognitivo conductual en combinación con antidepresivos; ante la mejoría se podrán abandonar la medicación y continuar con la terapia.

¿Cuánto tiempo dura la Terapia Cognitivo Conductual?

El tiempo de duración de la terapia depende enteramente del paciente. Se estima que puede durar entre 6 semanas y 6 meses o más; según el ritmo en el que el paciente pueda aplicar las herramientas de manera exitosa.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar